Los precios más económicos para un negocio ecommerce

¿Cómo competir contra un negocio que tira los precios?

Precios baratos en el mercado ecommerce

Cualquier negocio puede ver afectado el resultado de sus cuentas a causa de las medidas que tome la competencia. El mayor peligro recae sobre todo en aquellas empresas que optan por ‘tirar los precios’ con el ánimo de reventar el mercado y comprometer la viabilidad del resto de compañías del sector. Este tipo de medidas, habituales entre las grandes plataformas, no deben influenciar en ningún momento al pequeño comercio, al que no le conviene entrar en esta guerra de precios. Aunque en principio parezca que compita en inferioridad de condiciones, todo esto no debe repercutir en su funcionamiento normal.

La solución, más que adoptar una postura agresiva de disminución de precios, nos llevaría a ofrecer un servicio personalizado, en donde encontremos un punto de diferenciación respecto a los demás. Por eso debemos preocuparnos de entender qué es lo que busca al cliente y cómo se le puede ayudar. ¿Crees que podrías darle respuesta rápida a cualquier consulta? ¿Y garantizarle la devolución de los artículos de manera gratuita? Son algunas cuestiones que deberías plantearte.

El buen servicio que prestes redundará en el precio, algo que debe asumir el cliente. El consumidor de tu negocio debe valorar tu capacidad para ofrecer una respuesta inmediata en caso de incidencia o duda, así como las facilidades aportadas para cualquier devolución.

El cliente del comercio electrónico cada vez es más exigente y exige unos precios más baratos, pero también una mayor calidad y cercanía en la atención. Es importante conseguir una fidelización, y para ello no dudes en dedicar unos minutos a cuidar al consumidor, ya sea con un empaquetado especial, una felicitación en el día de su cumpleaños o un descuento por superar una cierta cantidad de dinero. Cualquier detalle será valorado de manera positiva por el público.

Otras opciones para competir contra otras empresas

Existen otras maneras de plantarle cara a la competencia. Una opción a tener en cuenta puede ser incorporar un nuevo artículo a tu catálogo, que resulte exclusivo. Eso sí, procura que no acapare todo el protagonismo para que no afecte al resto de productos comercializados.

También tienes la opción de crear una línea low cost o de rebajas que esté debidamente diferenciada del catálogo principal. Así tendrás la posibilidad de captar a dos perfiles de público muy concretos y conseguirás contener los ataques de la competencia. Es una buena manera también de ir desprendiéndose de aquel material que tengas almacenado de otras temporadas.

El proceso de compra va más allá de la comercialización de un producto. Por eso debes hacerle llegar al consumidor tu capacidad para ofrecer soluciones; con un servicio completo integral, una atención al cliente personalizada, facilidades para las devoluciones o un buen servicio de distribución. Para esto último dispones de la ayuda de Sendiroo, que cuenta con unas tarifas de envíos baratas para empresas.

Por lo tanto, no todo consiste en ofrecer el precio más barato, sino que también es posible destacar por garantizar una experiencia completa y mejor respecto a los competidores.