Embalaje de bicicleta para mandar por mensajería

Cómo desmontar y embalar una bicicleta para enviarla por mensajería

Cada vez que pretendamos enviar una bicicleta por mensajería será preciso sacar nuestro lado más ‘manitas’. Y es que para que entre en la caja del envío y viaje más segura habrá que desmontar la bicicleta.

Por lo tanto, ármate de paciencia y con la ayuda de varias herramientas vete retirando todas aquellas piezas que impidan su correcto empaquetado.

Cómo embalar la bicicleta en una caja de cartón

Una vez que se reúnen todos los materiales precisos para embalalar la bicicleta habrá que seguir una serie de consejos para facilitar su transporte por correo.

  1. Quitar pedales: para que ocupe lo menos posible habrá que retirar los pedales. Por lo general podrás desmontarlos con la ayuda de una llave allen desde el interior de la biela. Cuando acabes hay que envolverlos con papel de burbujas y fijarlos al cuadro o a las ruedas que previamente hemos protegido para que no se muevan dentro de la caja.
  2. Protección cuadro: colocaremos protecciones de espuma en el tubo superior y diagonal del cuadro, fijándolas con bridas.
  3. Desmontar sillín y manillar: una vez que se quite el sillón lo pondremos en paralelo al tubo superior de la bici, procurando que apunte hacia abajo. A continuación será el turno del manillar y la potencia.
  4. Quitar rueda y proteger horquilla: el siguiente paso en el embalaje de la bicicleta implicará la retirada de la rueda de delante. Al quitarla será preciso colocar un separador entre las pastillas cuando se trate de frenos de disco y montar un tope de horquilla. Lo siguiente será proteger las barras de la horquilla con espuma y fijar a ellas la potencia y el manillar por medio de bridas. Lo mismo habrá que realizar con las vainas traseras.

Material necesario para desmontar bicicleta antes de su envío

Hay una serie de elementos que serán necesarios para garantizar el adecuado transporte de la bicicleta por mensajería. Entre ellos están:

  1. Caja de cartón y protectores: para hacerte con una caja de cartón de grandes dimensiones puedes acudir a tu tienda de bicicletas habitual o a un comercio especializado. También debes conseguir tubos protectores de espuma y papel de burbuja.
  2. Bridas: nos serán de gran ayuda para fijar aquellas partes que vayamos a desmontar, además de las protecciones. Si no dispones de ellas puedes recurrir a la cinta adhesiva.
  3. Herramienta: para desmontar la bicicleta y para su posterior montaje te resultará suficiente con una multiherramienta.
  4. Separadores de pastillas de freno de disco: los separadores de pastillas de freno nos ayudarán cada vez que retiremos cualquier rueda y las pastillas tiendan a unirse.
Embalaje de una bici en una caja para enviar por correos

Caja de correos para embalar bicicleta

Empaquetado de la bicicleta en la caja

Para que todo vaya bien seguro dentro de la caja será necesario seguir un orden.

  1. En primer lugar hay que introducir el cuadro junto con la rueda trasera sin desmontar, además de las distintas partes que se fijaron al cuadro. La zona del cuadro se protegerá con papel de burbuja.
  2. Colocaremos la rueda delantera en la caja, concretamente fijada al cuadro con la ayuda de una brida.
  3. En los huecos libres que queden en la caja habrá que colocar papel de burbujas o cualquier material que nos ayude a proteger la mercancía frente a posibles golpes.
  4. Por último habrá que cerrar la caja con cinta adhesiva, y a modo de advertencia puedes colocar en el exterior una pegatina de ‘Frágil’.

Puede parecer un proceso largo e incómodo, pero con estas indicaciones y el material conveniente, desmontar la bicicleta apenas te llevará 20 minutos.