A diario se efectúan millones de envíos internacionales de una punta a otra del planeta. Aunque para los usuarios es tan sencillo como contratar una agencia de transportes y esperar a que el paquete llegue a su destino, hay que tener en cuenta que este proceso es más complejo que un simple envío nacional, ya que intervienen muchos más intermediarios y entra en juego la regulación y legislación de cada país.

Si estás a punto de hacer un envío internacional y quieres evitar el riesgo de sufrir algún incidente o retraso en la entrega, hay ciertos aspectos que deberías tener en cuenta.

Cómo preparar un envío internacional

Lo primero que debes hacer para evitar problemas en envíos internacionales es revisar las clausulas y condiciones de la agencia de transportes que hayas elegido y asegurarte de no enviar productos prohibidos o sin indemnización. En el siguiente enlace puedes consultar una lista de los productos prohibidos en todas las agencias.

Asegúrate de que tu paquete está correctamente embalado, en una caja que se encuentre en perfectas condiciones y tenga un tamaño acorde al contenido, ni demasiado grande ni demasiado pequeña. En caso de ser necesario, amortigua el contenido de la caja con papel protector o de burbujas. Es importante que únicamente utilices cinta adhesiva para cerrar tu caja y prescindas de cables, cadenas, etc.  

Si tienes pensado enviar varios paquetes lo más conveniente es que hagas un envío de varios bultos. Si los juntas en el albarán del mensajero aparecerá que es un único paquete y, en caso de que tengas que hacer una reclamación, no tendrás manera de demostrar que se trataban de varios bultos. 

Ajusta las medidas y los pesos del paquete

Medir y pesar correctamente un paquete es la mejor forma de evitar que surjan problemas en envíos internacionales. Es muy importante que peses el paquete una vez que ya esté embalado y listo para entregar, ya que la caja y los materiales de forraje aumentarán su peso y volumen.

Cuando contrates tu envío aporta unos datos lo más realistas posibles y, en caso de duda, mejor indicar una medida y peso ligeramente superiores que inferiores. Si la agencia de transportes detecta que el peso real de tu envío es superior al indicado podría negarse a recogerlo, retenerlo en sus instalaciones o cobrarte un ajuste de kilos.  

Para evitar problemas y reclamaciones, te recomendamos hacer una foto a tu paquete sobre una báscula una vez que esté embalado, de manera que se pueda apreciar su peso, sus medidas y su etiqueta.

Cómo colocar las etiquetas para evitar problemas en envíos internacionales

Utiliza las etiquetas que te llegarán a tu correo electrónico y evita hacer etiquetas a mano. Garantizarás que tu paquete llegue correctamente a su destino. Eso sí, asegúrate de que los datos que figuran en ellas son correctos. Deberás colocar las etiquetas en la parte superior de la caja, evitando las esquinas, cierres o la zona próxima a la cinta adhesiva.

Etiqueta_problemas_envios_internacionales
La etiqueta evita problemas en envíos internacionales

Qué documentación se necesita para pasar aduanas

Las aduanas acaban condicionando el transcurso de los envíos internacionales y son el principal motivo de que se produzca un retraso en los plazos de entrega o un encarecimiento de los productos. Cada país cuenta con unas restricciones concretas por eso, antes de realizar cualquier envío internacional, te recomendamos que te informes sobre las exigencias de la aduana pertinente.

Todos los envíos internacionales deben ir acompañados de una factura de aduana, un documento en el que debe aparecer el contenido del envío, los motivos de la exportación y el nombre y datos fiscales tanto del remitente como del destinatario. En la factura de aduana debe introducirse siempre el valor real de la mercancía que vayas a enviar. De no coincidir el valor aportado por ti con el que tengan las aduanas corres el riesgo de ser sancionado. Es importante tener en cuenta que este documento debe rellenarse a ordenador y en inglés, y que es preciso adjuntar cinco copias en el paquete.

Cuando se trate de envíos internacionales a países extracomunitarios es posible que te requieran documentación adicional, que variará en función del país de destino y del tipo de mercancía que envíes. Lo más aconsejable es que te informes de las exigencias e impuestos que exige cada país.