Las últimas semanas se han movido millones de paquetes a través del país debido a las compras navideñas. Una tendencia que, aunque es habitual desde hace años, ha sido especialmente intensa en el 2020 debido a las restricciones por la pandemia. Y con tanto movimiento de paquete, es de esperar que en estas próximas semanas se gestionen también millones de devoluciones. 

Si gestionar gran cantidad de envíos de ida ya resulta difícil, tener que lidiar también con los paquetes que son devueltos puede suponer un auténtico quebradero de cabeza para las empresas, especialmente para los pequeños negocios online. Por eso te damos unas pequeñas claves para que las devoluciones de pedidos no se terminen transformando en pérdidas

Cómo evitar las devoluciones online

El principal motivo por el que los usuarios devuelven un producto suele ser que no les llega en adecuadas condiciones. Esto supone una doble pérdida para cualquier empresa ya que, además de la devolución en sí, es probable que haya que reacondicionar el producto para poder venderlo de nuevo o, incluso, que esté tan deteriorado que no se pueda volver a comercializar. 

Para evitar que algo así ocurra es esencial utilizar un embalaje adecuado. Con algo tan básico y sencillo como utilizar un embalaje seguro pueden evitarse la gran mayoría de los desperfectos que se producen durante el trayecto. 

Contar con un servicio de entrega de calidad también puede ayudar a reducir notablemente las devoluciones. No todas las empresas de logística tratan los paquetes con el mismo cuidado y empeño, por lo que encontrar la agencia que mejor cumpla con tus expectativas a un precio económico es otra gran forma de evitar devoluciones. Los comparadores logísticos son una excelente herramienta para conocer los servicios y ofertas que ofrecen distintas agencias.

Las devoluciones de envíos son parte de la experiencia de compra

Para hacer una buena gestión de las devoluciones de envíos, es importante pensar en todos los usuarios, incluso en aquellos que deciden devolver su paquete aunque haya llegado en perfectas condiciones. Pensemos, por ejemplo, en una empresa que se dedique a vender calzado online. Gran parte de sus devoluciones no serán motivadas por desperfectos en el trayecto, sino porque la talla no coincide con lo que el cliente esperaba. 

En este caso, la devolución forma parte de la experiencia de compra. Garantizando una devolución rápida y sencilla, la tienda de calzado puede asegurarse que el cliente vuelva a hacer un pedido nuevamente, esta vez solicitando otra talla. En cambio, un proceso de devolución tedioso y complicado desmotivará su compra. 

Contar con una agencia de transporte que ofrezca la misma calidad tanto para entregar un paquete como para devolverlo a origen es la mejor forma de garantizar un servicio de devoluciones rápido y eficaz.