Enviar paquetes con drones

Google empieza a repartir paquetes con drones

Google empieza a ofrecer el reparto de paquetes por medio de drones electrónicos. Y lo hace en cinco barrios del norte de Canberra (Australia) a través de Wing Aviation, un proyecto impulsado por Alphabet, compañía dependiente del gigante tecnológico. Antes de ponerlo en marcha el proyecto ha requerido tres años de pruebas y más de 3.000 vuelos experimentales.

En sus primeros vuelos comerciales los principales productos transportados han sido artículos de farmacia, café caliente y comida, fomentando así la actividad del pequeño comercio local, que en cuestión de minutos garantiza la entrega de pedidos online.

Reparto seguro de paquetes por dron

Desde la empresa Wing Aviation sostienen que el reparto con drones es el sistema de “transporte más seguro, rápido y respetuoso con el medio ambiente”, facilitando las entregas urgentes en casa o en cualquier lugar.

Esta startup inició su actividad en 2012 dedicándose al transporte de desfibriladores por medio de drones, con el propósito de facilitar una rápida atención a las víctimas de ataques cardíacos. Pero desde el primer momento comprobaron que por delante les quedaba mucho trabajo antes de conseguir un medio fiable.

Para contar con el visto bueno de las autoridades fue preciso que se adaptaran a las exigencias gubernamentales, que entre otras cosas requerían que el vuelo de estos aparatos fuese de al menos cinco metros de altura y estuviese alejado de cualquier persona en un radio mínimo de dos metros.

El dron deposita el pedido en el suelo, en una superficie próxima a la vivienda, y hasta que no se retire el aparato a una distancia de seguridad no podrá ser recogido por el cliente.

Vídeo con el proceso de entrega con Wing

Próxima experiencia: en Finlandia

Durante el año de pruebas de este servicio se hicieron 55.000 entregas, sin que conste ningún tipo de incidencia salvo las quejas de los vecinos a consecuencia del ruido generado por el dron. Esto contribuyó a desarrollar un dispositivo más silencioso, que difiere bastante del clásico dron al que estamos acostumbrados. Sobre todo porque cuentan con un diseño que al alcanzar cierta altura les permite emplear unos motores horizontes como si de un avión se tratará para agilizar el desplazamiento y mejorar los tiempos de entrega.

Por ahora cuentan con un alcance de 10 kilómetros y el peso máximo que soportan alcanza los 1,5 kilos, y son capaces de sortear toda clase de obstáculos y encontrar el sitio más idóneo para la entrega de la mercancía.

Después de la experiencia australiana el próximo objetivo pasa por extender este servicio de mensajería urgente a Europa, en concreto a Finlandia, con objeto de experimentar el sistema en un clima más extremo.