Devolución de envíos

La importancia de la devolución de productos: la logística inversa

Para cualquier minorista las devoluciones pueden acarrear un inconveniente, sobre todo en ciertos sectores. Sin embargo, cuando la logística inversa o la política de devolución de artículos resulta satisfactoria hay muchas opciones de transformar el problema en un beneficio, ya que una adecuada atención al cliente puede ayudar a su fidelización.

¿Qué es la logística inversa?

La logística inversa hace referencia a todo el proceso de devolución de los artículos. Se tratan de las diferentes acciones que toma la tienda online para que el consumidor quede satisfecho incluso cuando la compra no haya resultado de su agrado.

Para ello, el negocio online debe presentar una política de devolución clara en lo referente a los plazos y a las formas. Para ello será necesario que el propietario de la empresa conozca sus responsabilidad y tenga definido un plan para proporcionarle garantía al usuario.

La logística inversa es uno de los aspectos más olvidados del ciclo de venta, pero está muy vinculado a la imagen de la compañía. Puedes realizar tus envíos de paquetería al mejor precio con Sendiroo, un buscador que trabaja con las principales empresas de transporte.

En muchas ocasiones el conflicto entre la tienda online y el cliente se origina cuando este último se arrepiente con la compra y no recibe la atención adecuada en la devolución. Otro aspecto importante es cuando el artículo adquirido tiene algún defecto. En ese caso el propietario del negocio no debe lavarse las manos y asumir el cambio del producto. Nunca hay que imponer exigencias al consumidor cuando el artículo se encuentre en mal estado. Debe hacerse el cambio sin reclamarle explicaciones al cliente sobre los motivos de la devolución.

Fidelización de los clientes

La devolución de los artículos supone una oportunidad para fidelizar usuarios. Si es capaz de escuchar las reclamaciones y tratarlo bien, el cliente quedará satisfecho y la empresa conseguirá una mejor imagen.

Al igual que resulta importante ser lo más transparente posible con el cliente en cuanto a las políticas de devolución, también hay que dejarle claro a cuánto ascenderán los gastos de envío del pedido y quién asumiría los costes en caso de devolución. Por lo general suele ser la tienda online la que se ocupe de ello.