Cómo pesar y medir un paquete

Cómo pesar y medir un paquete

En el precio de un envío influyen varios aspectos como pueden ser el lugar de destino, el plazo de entrega, peso y dimensiones del paquete. Estos dos últimos datos debes aportarlos con la mayor veracidad posible para que tu mercancía no sea retenida por la empresa de transportes o tengas que soportar un ajuste de kilos. Muchas de las incidencias de nuestros clientes tienen su origen en esto, así que en esta ocasión te daremos las claves sobre cómo pesar y medir un paquete correctamente.

Las medidas que introduzcas en el comparador de Sendiroo deben ser después de embalar correctamente la mercancía en una caja robusta y fuerte. Al tratarse en la mayoría de las ocasiones de envíos puerta a puerta, será el remitente el encargado de medir y pesar el paquete.

Pesar paquete

Lo más habitual es pesar la mercancía con una báscula de baño. También existe la posibilidad de pesarnos nosotros primero y a continuación sosteniendo el paquete. Al restar estos dos pesos conseguiremos el peso real de la caja.

Al tratarse del peso una vez embalado el paquete, incluirá tanto el contenido del envío, como el material de amortiguación y la caja. En Sendiroo conseguirás unos precios baratos para los envíos pesados, con un límite situado en los 40 kilos en la mayoría de las agencias.

Medir paquete

La forma más sencilla y rápida para medir tus paquetes pasa por emplear un metro o una regla. Casi todo el mundo tiene alguno de estos elementos en su lugar de trabajo o domicilio, por lo que no debería haber problemas para facilitar a Sendiroo y a las mensajerías unas medidas lo más fieles posibles a la realidad.

Las empresas de transporte solicitan que aportes el alto, el ancho y el largo, siempre en centímetros. Al igual que ocurre con el peso, si las dimensiones proporcionadas son erróneas se producirá una retención de la mercancía, además de obligar al cliente a abonar la diferencia del precio que le corresponde.